Avances o algo así

Sodom ~ Tsumibito no Miyako (Historia BL Original):

- Capítulo 05: La primera presa del perro guardián

- Capítulo Extra: Peligro acechando

- Fichas de personaje

Traducción Drama CD "Are you Alice?": CD 1 Drink me 03

Traducción del juego BL "Messiah": primera escena traducida. Buscando alguien que me ayude a grabar y subtitular los videos~

Traducción de "Evillious Chronicles":

- Nanatsu no Tsumi to Batsu (Novela) (completa)

- Akutoku no Judgement (Novela) (Capítulo 00)

jueves, 11 de febrero de 2010

[Fanfic] Guilty Gear: Eddie's Story

“2:00 am”



Llegué a esa habitación como siempre. A la misma hora, 2:00 am. La luz de la luna se cuela por entre las cortinas de seda, las que son elevadas por el viento nocturno al que tú le permitiste entrar, abriendo la ventana. Eso va también para mí. Sabes que yo vendré a tu pieza y entraré como un ladrón por tu ventana. Sabes que esto es malo para tu salud mental, pero aun así sigues dejando la ventana abierta por las noches, invitándome a caer en pecado contigo una vez más. Ese delicioso pecado…

Veo tu esbelta figura sobre la cama de sábanas negras, aquella que solía pertenecer a ese hombre y en la cual te acostabas con él. Ahora soy yo quien ocupa su lugar a tu lado. Me esperas detrás de las cortinas de la cama, nervioso como siempre. Entro en ese recinto erótico y poso mi cuerpo sobre el tuyo. Siento tu piel arder contra la mía. Has anhelado este momento todo el día y ahora no puedes más. Desbordas deseo por este cuerpo. Mi cuerpo, su cuerpo…

- Zato-sama…

Tu voz suplicante resuena al chocar con las paredes. El sonido se queda dentro, en esta habitación que esconde nuestro secreto. Tomo tus labios de improviso, adentrando hábilmente mi lengua dentro de tu boca. Te oigo gemir entre los hambrientos besos de los que eres presa. Yo también deseo tu cuerpo, aquí y ahora.

Me despojo de mis apretadas ropas negras, las mismas que usaba ese hombre. No necesito tratarte bien ni ser dulce contigo. Tú eres el esclavo de ese hombre desde hace años. El perro de Zato… Aun con todo, las cosas están bien así. Soy un demonio y, por ende, vivo sólo de los pecados de los humanos, del sexo y el deseo. Vivo de tu anhelo por un hombre que ya no existe. Eres un humano estúpido. Zato jamás volverá. Te estás entregando a una ilusión. Yo no soy… Yo no soy Zato.

La rabia que invade mi ser se manifiesta en la forma brusca en que te posiciono boca abajo. Lo siento, pero está en la naturaleza de un demonio ser violento. ¿Te das cuenta de que yo no soy quien buscas? No, claro que no. Si lo hicieras, no permitirías que esto pasara. Siempre tan fiel a tu amo… Eres un encanto. Quiero tenerte para mí. Sólo para mí…

Te oigo gritar cuando penetro en tu cuerpo sin preparación. Es… simplemente delicioso. La estrechez de tu cuerpo, los sonidos que escapan de tus labios… Acaricio con mis manos tu abdomen, hacia abajo, hasta llegar a tu entrepierna. Sus manos… Te oigo gemir por el placentero contacto. Más fuerte aun cuando comienzo a moverme dentro de ti. Esa calidez que me vuelve loco. Tanto como para poseerte de esta manera, en este lugar. Un extraño sentimiento se apodera de mi pecho. ¿Qué será? Hace meses que se hace presente, todas las noches, todas estas veces…

Me doy cuenta una vez más. Pierdo el control una vez más. De la espalda de este cuerpo que no es mío se desprenden cadenas negras que te envuelven por completo y no te dejan escapatoria. Siento como te tensas por el miedo. Porque sabes que volverá a pasar lo de siempre.

Las cadenas negras que desprendo se introducen en tu cuerpo, por debajo, entre tus labios… Envuelven tu hombría que se mancha de color blanco, mientras que por tus largas piernas corre un líquido rojo… A pesar del miedo y el dolor, no puedes dejar de correrte una y otra vez. Así de poderoso es el efecto que tiene la imagen, el tacto de este cuerpo en ti. ¿Por qué? ¿Por qué lo necesitas tanto como para llegar a esto, a esta… demencia? Gritas ese nombre repetidas veces, sin cansarte de llamarlo. Y aun cuando normalmente respondo a ese nombre, no es el mío. No es mi nombre el que llamas…

Las sombras se apoderaron de nosotros desde hace meses. No podías soportar la muerte de tu amo y yo no quería seguir soportando la abstinencia. Aun recuerdo tu imagen destrozada, llorando en una tumba solitaria que hiciste con tus propias manos. Tan frágil, tan exquisito… Fue en ese momento en que comenzó todo. Sentí que debía acercarme a ti y lo hice. No sé si fue un acierto o un error, pero fue el primer paso para hundirme más en la oscuridad. Y de pasó llevarte conmigo a los abismos de la locura.

Ya no hay vuelta atrás. Mis tentáculos se apoderan de ti una vez más, alzándote en el aire. Te oigo jadear por la presión sobre tus músculos. Aun con una de mis extensiones negras dentro de tu boca, tus gemidos pueden ser escuchados. Vuelvo a mover mis caderas contra las tuyas, rompiendo tu interior una vez más. ¿Cuántas veces habremos caído en esto? Son tantas que ya perdí la cuenta. ¿Cuántas veces te habré hecho daño de esta manera tan dulce? ¿Cuántas veces te habré hecho feliz con mi crueldad? ¿Por qué no me ves a la cara y me reconoces detrás de este rostro?

Descargo nuevamente mi semilla en ti. Te oigo gritar por el ardor que produce el semen en tus heridas internas. “¡Zato-sama…!” Buscas mi rostro con tus manos. Te siento acariciar mis mejillas con cuidado. De tus labios sale una declaración de amor, dulce y sincera, que no es para mí. “Lo amo… Lo amo tanto, mi señor…” Tus labios rozan los míos. Mis tentáculos te presionan contra este cuerpo de cadáver viviente.

- Yo no soy Zato, no me llames más por ese nombre… - te pido por enésima vez.
- Zato-sama… Zato-sama… - cubres de besos mis párpados. - Zato-sama está aquí, conmigo…
- No, no está. ¡No seas imbécil! ¡Él no va a volver!
- Zato-sama me ama… Zato-sama no me ha abandonado…
- ¡Él lo hizo! ¡Pero yo no…!

Tomo tu rostro entre mis manos. Por tus mejillas corren ríos de plata. Estás temblando débilmente entre mis brazos. ¿Cuántas veces más nos haremos daño? “Yo te amo… Eddie te ama…” Es lo que quería decir. Que soy yo quien no te ha abandonado. Que soy yo quien está a tu lado ahora.

“Zato es un tonto. No te aprecia como podría. Yo podría darle un uso mucho mejor a un esclavo tan perfecto como tú. Yo sí puedo complacerte. Ven conmigo.”

Esas fueron mis palabras al ir a buscarte a esa tumba. Quería tener un nuevo esclavo… No. Quería deshacerme esta soledad. Quería tener a ese chico adorable y fiel que siempre me seguía a donde fuera. Que me hacía sentir que era a mí a quien seguía. Que me hacía sentir que era lo más importante del mundo entero. El chico que sonreía y asentía a todo lo que decíamos (Zato y yo), aunque fuese sólo por él. Porque siempre quise que fuese para mí. Porque siempre desee poseer esa ternura…

Y es esa ternura la que ahora llora frente a mí. Es esa personita la que me abraza y me llena de besos, sonriendo con una mezcla de tristeza y felicidad insana. ¿Por qué no puedes verme? ¡Yo puedo complacerte! Tengo que resignarme a tratar de ocupar su lugar, aunque yo nunca sea yo de nuevo. “¡Zato ya no existe!” Me gustaría gritar para sacarte de esa mentira en la que vives, en la que yo te introduje…

“Lo siento… ¡Lo siento…!”

Enredo mis dedos en tus cabellos blancos. ¿Cómo es que Zato no te aprecia? ¿Cómo puede seguir viendo a otras personas, aun cuando ya te tiene a ti? Te estrecho entre mis brazos una vez más. Sollozas contra mi pecho. Los temblores de tu cuerpo comienzan a ser más suaves, para luego acabar completamente. Te has dormido abrazado a mí. ¿Cuándo fue que derretiste el hielo de mi corazón? Pasan las horas que quedan hasta el amanecer. Lo único que puedo hacer es acariciar tu cuerpo con cuidado y besar tu rostro…

Te posiciono sobre la cama al notar como entran los primeros rayos de sol. Beso tus labios por última vez. Ya no importa nada. Ya no hay solución. Estamos enfermos, tú y yo. No podemos correr de la locura. Me alejo de ti, pero ambos sabemos que volveré. Y que tú me estarás esperando aquí, como todas las noches.

Porque no puedes vivir sin tu amo, aunque sea una ilusión.

Porque ya no puedo vivir sin ti.

Volveré, como siempre, a las 2:00 am.

La hora en que volveremos a ser felices.

La hora en la que volveremos a sufrir.

2 comentarios:

  1. Un fanfic bueno de Guilty en español... Es el 2º que leo-- El otro también era tuyo x'D

    Asdfsfdsfdas, nunca se me había ocurrido eso... Sería bonito ='D

    Está weno el fic TwT De hecho, te quedó mejor de lo que está lo que yo estoy escribiendo ahora 8'D Como lo he escrito de a pedazos, las ideas están desordenadísimas y me faltan de esas frases-detalle que crean el ambiente xD
    De esas tú tienes muchas aquí =D
    Y toda la parte ero está bien escrita, no vi ninguna frase wtf-mente hecha (es que cuando me he puesto a leer fics he encontrado cada frase wtf... Que aparte de wtf, suenan feas D= xDD)... Se nota que lees fics, por tu lenguaje R-18 ='D Mi lenguaje R-18 está compuesto más de lo que veo en visual novels, ya vas a ver cuando termine mi asdf ésa xD

    El final está bueno ºwº Por eso me gustan los oneshot, con sus conclusiones inconclusas ='D Eso sí, las últimas dos líneas no las considero necesarias... Una, que he visto mil veces eso mismo en otras historias, de hecho yo misma lo he escrito y me arrepiento xD Es como... un recurso que ya se hizo cliché... O por lo menos a mí me parece así o.ô Y dos, en mi opinión quedaba muy seco así, con la doble frase igual-diferente 8DDD Fue un contraste seco que pasó a ser algo menor con las dos líneas siguientes =/
    Pero weno, quizá tú sí lo considerabas necesario xD

    Y adsfsdfss, no sé 8D
    Me gusta la demencia y el amor enfermo, fue genial ='D

    Voy a seguir esperando a que escribas más wtf y asdfs sobre las desgracias de la gente de Guilty 8D
    (no todo son desgracias, pero weno xD)

    ESO.
    Más rato dejo un comment en la otra asdf ºwº
    BAI 8DDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace un tiempo arreglé lo de las frases =D Apropósito, nunca me dejaste un comentario en la otra asdf como dijiste ¬¬ XDDD

      Eliminar